20 noviembre 2009

Mil veces Sí al matrimonio Gay


Creo que todos quienes acceden a este blog conocen mi identidad sexual... De todos modos quiero compartir con ustedes algunas cosas que creo importante dilucidar de cara al debate que por estos días se está dando en el país sobre el matrimonio gay.

Quiero en primer termino contarles que soy gay,

leyeron? soy gay

lo repito, soy gay

insisto, soy gay

Ser gay para mi no fue un descubrimiento, quiero decir, nunca tuve que sentarme a meditar acerca de el uso que le daría a mis genitales... Es más, mi primera pulsión sexual fue con hombres, nunca me sentí sexualmente atraído por mujeres.

Confieso también que en determinado momento de mi vida tuve que tomar la decisión de hacerme cargo de esto que me ocurría y comunicárselo a los demás.

Esa en todo caso fue mi elección, hacerme cargo... Y vivirlo plenamente.

Ahora bien, que mi historia sea esta no significa que la de todos sea así. Hay muchos gays que por distintos motivos no pueden hacerse cargo de su homosexualidad como yo, a los 12. Muchos lo hacen de grandes, otros de viejos, otros después del divorcio o haciendo la cola de la jubilación.

El hecho de salir del closet en distintos momentos de la vida, significa que la decisión de hacerse cargo ocurre mas tarde, por motivos culturales, o porque un determinado hecho lo dispara. Creanme, salir del closet no es una "elección" fácil.

Ahora bien, el derecho a la identidad (sexual en este caso), es un derecho que las personas ostentamos por ser personas, quiero decir, por pertenecer al género humano.

Insisto, el derecho a la identidad sexual es inherente a la persona humana, y por tanto anterior a la ley.

Si mis profesores de derecho no me mintieron, estos derechos se conocen como derechos personalísimos (así se llama la teoría), que por ser inherentes a la condición de ser humano, son inalienables.

Luego, la ley los toma para sí y los consagra. Los incorpora para legislar en la materia e incorporarlos al acervo normativo general.

Convengamos entonces que siendo la identidad un derecho personalísimo, el Estado, debiera ocuparse de legislar al respecto.

Por estos días, parece que lo está haciendo, luego de años de cavilaciones oscurantistas y debates entre ignorantes.

Ahora bien, no voy a detenerme en la etimología del término matrimonio, que a estas alturas no me interesa. Solo diré que me parece por lo menos anacrónico, sostener que algo es inconstitucional (y no se cuantas pavadas mas) sólo porque no está clara la raíz que da origen a la palabra. Para los que quieran despejar dudas, la web está llena de explicaciones acerca del origen del término matrimonio, aquí un ejemplo:


Diré también que si para evitar "desviaciones" los niños por nacer deben tener un padre (varón) y una madre (mujer), declaro haber nacido de un repollo, o mejor que me trajo la cigüeña, que es mucho más glamoroso. Nuevamente, internet está plagada de conclusiones acerca de la homoparentalidad, a las que se arribó luego de cezudos estudios en distintas universidades del mundo, mas abajo un ejemplo:


Ahora bien, mucho se ha hablado de la posición de la Iglesia (católica y evangélica) acerca de este tema.

Debo decir, por si hiciera falta, que la Iglesia es una Institución, y como tal, su proceso de apropiación y reconocimiento de la dinámica social es mas lento que el de las sociedades. Esto es entendible.

Lo que verdaderamente me subleva es la torpeza y los métodos que utiliza la Iglesia (argentina en) para coartar la posibilidad de que esta ley sea aprobada.

Las explicaciones de manual del alumno bonaerense de 4º grado que he oído por los referentes de la Iglesia, me parecen paupérrimos... Y el discurso altisonante que busca azuzar políticos me parece nefasto.

Nefasto me parece también que Macri no apele el fallo judicial, pero que impida a sus legisladores bajar a las comisiones a dar quorum (no es el único de todos modos).

Lo voy a decir en criollo, soy PUTO, nací PUTO y me moriré PUTO. Para el amigo Bergoglio, mal que le pese, Dios en un infinita sabiduría me creó PUTO!!!!! Y no sabe cuanto se lo agradezco.

Y en mi caracter de PUTO asumido, le digo a todos aquellos que se rasgan las vestiduras que ESTOY HARTO DE SER UN CIUDADANO DE SEGUNDA.

Al demonio con las definiciones, las cigüeñas, los repollos y la mar en coche. Mi condición de homosexual es inherente a mi calidad de ser humano, y el Estado tiene la obligación de equiparar mis derechos a los de todos los ciudadanos.

No quiero dádivas, exigo respeto irrestricto a la ley...

Quiero andar por la calle de la mano con mi novio, y besarme con el en cada parada de colectivo. Quiero poder soñar con el una familia, y educar a mis hijos en la tolerancia y la diversidad.
Quiero poder compartir una cama de dos plazas durante mis vacaciones.
Quiero poder donar sangre a los amigos y parientes que lo necesiten, sin que nadie me lo impida.
Quiero ser libre CARAJOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
Y LO QUIERO YA!



Enviá un mail a diputados@diputados.gov.ar exigiendo la aprobación de la Ley de Matrimonio Gay.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

XULES.¡TE FELICITO POR TUS COJONES HOMBRE!
(PENSAR QUE PODRIAN HABER SIDO MIOS)
BESOS Y FUERA DE TODA BROMA
VAMOS PARA ADELANTE CON ESTA LEY
MARILINA.
(MADRE,ABUELA Y ARGENTINA)
TKM

Xules dijo...

Marilina, te quierooooooooo!

misolmi dijo...

"Para el amigo Bergoglio, mal que le pese, Dios en un infinita sabiduría me creó PUTO!!!!!" Como me rei con esta frase!!!
Muy lúcido tu texto, estoy totalmente de acuerdo con las cosas que decis. Gracias por el link para mandar la carta, ahora mismo la envío.

Anónimo dijo...

No hace falta que aclares tu "identidad sexual", o cualquier otro eufemismo politicamente correcto para decir PUTO; es obvio que sólo un puto puede destilar toda esta maldad que destilás en este blog (que no es ni creativo ni divertido, sólo previsible). Si sos tan feliz y tan asumido en tu putez, por qué estás tan enojada? Tanto sufriste de chica? Tanto se burlaron de vos? O es porque sos una negra fea y nadie te la pone?
Es lamentable ver la degradación de la familia ante la diseminación abyecta de la homosexualidad y de las feministas (lesbianas o no). Y bueno, así está el mundo. Qué asco das vos y todo lo que representás. Pero más asco da que no se los pueda discriminar libremente por que nos hacen mierda a nosotros los normales. Que país de mierda.
Chau y ojalá te ensarten por el ojete así te calmás un poco, locaaaaa, uauuu