11 junio 2010

Me aburrooooooooooo!

No vi la presentación del Mundial, debo confesar. Pero gracias a los amigos de la Mascarada pude ver la Ceremonia Inaugural. Que emboleeeee!!!!

Si a eso agrego el discurso pedorro esgrimido por la prensa nacional acerca de que ahora sí los negros se juntan con los blancos, y que el Mundial viene a confirmar la armonía de las razas y bla bla bla...

O el Jet lag les hizo mal o le dieron al rohypnol por demás, pero la pesadilla mundialista no se agota en eso.

El emblema lírico del mundial fue Shakira, epítome de la transculturalidad. Quiero decir que tiene raíces árabes (no demasiadas porque da Bin Laden) aunque es latina (notese que no dicen colombiana, dicen latina) y encima habla inglés perfecto! El sistema no encuentra una figura que iguale desde lo simbólico a Shakira, una especie de sieteleches que tiene un poquito de cada cosa pero nada lo suficientemente acentuado como para producir asco (que fatuidad Dios mío!).

Creanme, no esperaba ver un espectáculo futurista, pero tampoco esperaba que me vendieran una especie de baile tribal cuando todos sabemos que están super occidentalizados y a sus aborígenes los mataron como en la conquista del desierto...

Nada nuevo bajo el sol gente, mientras dure el mundial, miraré la radio y escucharé el diario, porque la teleeeeee......

Ah! me olvidaba... Fuerza Argentina! Diegaaaa, so´lo ma´grande!


2 comentarios:

Pobre Puto Romántico dijo...

El mundial representa el punto más culminante en una cultura en que meter algo en otro lado significa ganar, y dejarse meter significa perder. Alabemos la relación sujeto-objeto.

marisol dijo...

CHE PERO QUE COMENTARIO DE ALTURA!!!!!GRANDE PUTO ROMANTICO, PERO POR QUE ESO DE POBRE????